Historia de ATE

Historia de ATE

En un tiempo en el que se pretende otra vez instalar la muerte de la historia, este colectivo que hoy llega para conducir el gremio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, siente el deber y la necesidad de AHONDAR brevemente en la línea de tiempo que nos ha traído hasta aquí.

 

Porque mucha agua ha pasado bajo los puentes, desde aquel nacimiento en los talleres de la actual Isla Demarchi, allá por el 25, hasta este presente de lucha y esperanza.

 

SE HACE IMPERIOSO entonces evocar nuestra primera prensa (se llamaba El Trabajador Estatal), la solidaridad permanente desde el comienzo con los otros gremios y las proclamas firmes pidiendo la libertad de Simón Rodowitzky o repudiando el proceso judicial contra los anarquistas Sacco y Vanzzeti.

 

Porque fue un compañero de ATE el que en un debate crucial para la historia del movimiento obrero en la Argentina, el 15 de Octubre del 45, en el Comité Central Confederal de la CGT, alzó su voz y argumentó: “Tenemos que aprovechar este momento excepcionalmente favorable para nosotros, pues si no habremos perdido la lucha por muchos años” Ese laburante era LIBERTARIO FERRARI y su intervención fue decisiva para que la CGT convocara a la huelga y movilización del 17 de Octubre de 1945, iniciando una época de logros y protagonismo para los trabajadores en la Argentina.

 

Esos avances que introdujo el PERONISMO en la clase trabajadora Argentina, cambiaron la vida de millones y también la lógica y el funcionamiento de las organizaciones sindicales. La Argentina de la industrialización y el crecimiento sostenido, con proyecto y plan económico claramente definidos, fue atacada con violencia y sangre.

 

Otra vez la clase trabajadora seria la protagonista central de una larga resistencia para volver a construir lo que los LIBERALES ASESINOS de la REVOLUCION LIBERTADORA destruyeron en muy poco tiempo.

 

 

Eran trabajadores en su gran mayoría los fusilados en José León Suarez, que intentaron enfrentar a la Dictadura de la libertadora con más coraje que recursos.

 

Fue la toma del Frigorífico LISANDRO DE LA TORRE en Mataderos, una de las gestas de resistencia que no podemos permitir que se borre de la memoria colectiva de nuestro pueblo, de la que emerge SEBASTIAN BORRO como uno de los dirigentes sindicales que nos marcó el camino.

 

Simultáneamente y dando continuidad a las luchas obreras, aparecen los PROGRAMAS DE LA FALDA (1957) Y HUERTA GRANDE (1962), de AMADO OLMOS Y RAIMUNDO ONGARO, DE LAS 62 ORGANIZACIONES Y LA CGT DE LOS ARGENTINOS, del llamado SINDICALISMO DE LIBERACION, que siguen siendo de gran actualidad.

 

Para el año ’69 la dictadura de Juan Carlos Onganía, autodenominada “Revolución Argentina”, llevó adelante una política represiva hacia el movimiento obrero y estudiantil e impuso un modelo económico excluyente y antipopular. En el mes de mayo de 1969, la ciudad santafesina de Rosario fue escenario de una serie de protestas conocidas como los “Rosariazos” de mayo y septiembre de 1969 en las que participó quien sería más tarde un destacado dirigente de ATE: HECTOR QUAGLIARO.

 

Emergen para siempre las figuras de AGUSTIN TOSCO líder del CORDOBAZO, RENE SALAMANCA y ATILIO LOPEZ bravos dirigentes que dieron su vida por los compañeros trabajadores y a favor de la democracia.

 

El ascenso de las luchas obreras y populares tuvo como resultado una nueva apertura democrática, que permitió el retorno del General Perón y su vuelta al poder.

 

 DE LAS PUERTAS DE ATE CAPITAL, SALIERON LOS TRABAJADORES ESTATALES, QUE AQUEL 17 DE NOVIEMBRE DEL 72, CRUZARON EL RIO MATANZA, PARA LLEGAR HASTA EZEIZA A RECIBIR AL GENERAL PERON, QUE RETORNABA AL PAIS DESPUES DE 18 AÑOS DE EXILIO.

 

Los antagonismos presentes en la sociedad argentina volvieron a expresarse con crudeza. Los grupos vinculados a la oligarquía terrateniente, a los intereses de las trasnacionales y al sistema financiero impulsaron un nuevo golpe de Estado el 24 de marzo del 76, el más sangriento que se recuerda hasta el día de hoy.

 

Porque la historia transcurre inexorablemente y es imprescindible saber que en la década del 70 con pleno empleo, la sindicalización alcanzaba al 80% de los trabajadores, Y SE IBA POR MAS, cuando se desató en la Argentina el plan de la Doctrina de la Seguridad Nacional, arreciaron los ataques de las bandas paramilitares y la represión, produciendo muertes y terror por doquier entre los trabajadores y el pueblo  como paso previo a  LA LARGA NOCHE DE LA DICTADURA MAS SANGRIENTA, CON MARTINEZ DE HOZ A LA CABEZA PARA QUE EL RETROCESOS FUERA EL MAS GRAVE DE LA HISTORIA.

 

La dictadura intervino la mayoría de las organizaciones sindicales. En el caso de ATE, el Secretario General del Consejo Directivo Nacional, Juan Horvath evitó la intervención del sindicato controlando a los díscolos y garantizando su colaboración con la Junta Militar. Dentro del Consejo, el “Colorado” Héctor Quagliaro era un grano para Horvath y el faro en el que se miraban los jóvenes.

 

En diciembre de 1976 se realizó un congreso de ATE en la ciudad de La Falda, Córdoba. Allí, “los muchachos de Buenos Aires”, entre los que se contaba Víctor De Gennaro, querían romper el encuentro y echar a Horvath. Pero fue Quagliaro el que los convenció de que era mejor no romper y construir desde afuera. Luego de ese Congreso, Horvath echó a Quagliaro y sancionó a los dirigentes de Capital por “entonar cánticos montoneros” en una guitarreada.

 

Sancionados, echados, prescindidos, cesanteados, se siguieron juntando en distintas casas de los compañeros. Luis Vila, Víctor y un joven Germán Abdala, viajaban una vez al mes a la casa de Quagliaro en Rosario durante todo 1977 para armar la agrupación. Fue allí que el Colorado tiró la frase: “Estamos abriendo un cauce para que lo transiten miles de compañeros que aún no conocemos”.

 

En diciembre de 1977, en la Casa de Nazaret, anexo de la iglesia de la Santa Cruz (donde se reunían clandestinamente las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo), se reunieron representantes de ocho seccionales y del Consejo Directivo Nacional. 20 tipos con un temor considerable y cierta dosis de inconsciencia abrieron el cauce y le dieron un nombre: Agrupación Nacional Unidad y Solidaridad de la Asociación Trabajadores del Estado (ANUSATE). Fue el sábado 10 de diciembre de 1977.

 

Los primeros años de la agrupación fueron difíciles y de un crecimiento muy lento. Es que la principal tarea era la resistencia ante un panorama desalentador: se calculaba que cerca de 300 mil trabajadores del Estado habían sido cesanteados o prescindidos y el gremio tenía 75 mil compañeros menos. La presencia de ANUSATE en la primera línea de la resistencia obrera a la dictadura hacía que, hacia adentro del sindicato, se hiciera un verdadero trabajo de hormiga.

 

El movimiento obrero se dividía entre la CNT (Comisión Nacional del Trabajo), dialoguista con la dictadura, y el Grupo de Los 25, que buscaba resistir. Son éstos últimos los que realizan la primera huelga general contra la dictadura el 27 de abril de 1979, con la participación de ANUSATE.

 

La agrupación fue creciendo al ritmo de la resistencia: el paro del 22 de julio de 1981, la querella a Horvath por injurias y el olor a elecciones y democracia después de la histórica movilización a Plaza de Mayo del 30 de marzo de 1982. Era el principio del fin de la dictadura y la recta final hacia la recuperación del gremio, que se produciría, ya en democracia, en las elecciones de 1984.

 

Mientras tanto, otra vez los trabajadores ofrendaron lo más preciado, sus vidas, resistieron y fueron los más castigados, desaparecieron comisiones internas enteras, que hoy evocamos aquí, recordando a los compañeros de las empresas DALMINE SIDERCA, FORD, MERCEDES BENZ, LEDESMA, ASTARSA Y ACINDAR, sufrieron cárcel y exilio numerosos dirigentes como ALBERTO PICCININI de VILLA CONSTITUCION, JULIO GUILLAN DE TELEFONICOS y tantos otros.

 

Las históricas huelgas de Luz y Fuerza con el secuestro y desaparición de su secretario general OSCAR SMITH, las de mecánicos, de portuarios y ferroviarios, la primera huelga general del 79 impulsada por la comisión de los 25 y la movilización del 30 de marzo del 82 previa a MALVINAS, son hitos imposibles de omitir de la mejor historia del movimiento que integramos.

 

Entre tantas víctimas del terrorismo de estado y en homenaje para todos, evocamos a JORGE DI PASCUALE héroe de la resistencia peronista, integrante del ala más combativa del sindicalismo, secretario general de la mítica ASOCIACION DE EMPLEADOS DE FARMACIA, secretario adjunto de la CGT DE Los ARGENTINOS, secuestrado el 29 de diciembre del 76, desaparecido hasta que en el 2009 fueron encontrados sus restos en el cementerio de Avellaneda.

 

La democracia en el país trajo aparejada la normalización de sindicatos. ATE convocó a elecciones para el 6 de noviembre de 1984. La Lista Verde ANUSATE presentó a Víctor De Gennaro y Manuel Sabarbati a nivel Nacional y en la Ciudad de Buenos Aires, GERMAN ABDALA y Juan Carlos Ybarra. Más de 45.000 afiliados, en su mayoría trabajadores del Estado Nacional, eligieron a la Lista Verde frente a la lista que representaba el continuismo y la complicidad con la dictadura. Con la Lista Verde a cargo de ATE se normalizaron las seccionales y los cuerpos de delegados y se inició una profunda reforma administrativo financiera. Se creó la cuenta recaudadora nacional que permitió pagar las deudas y establecer una justa distribución de los ingresos que mes a mes aportaban los afiliados.

 

Esta es la historia viva de la lucha obrera en la argentina, contra el poder económico, custodiado por las fuerzas armadas y de seguridad y en defensa de los trabajadores tantas veces explotados y perseguidos.

 

Es la historia transmitida por nuestros mayores que es obligación conocer y difundir para saber de dónde viene este movimiento obrero argentino, lleno de gloria, pero también traicionado muchas veces por los burócratas de siempre.

 

La vuelta de la democracia nos encontró peleando contra la denuncia del pacto sindical militar que Alfonsín realizo y que después reconocería como error fundamental de su gestión, como también el de no abrir paritarias libres lo que le produjo 13 paros generales y más de cuatro mil huelgas sectoriales y de empresa con un gran protagonismo de los trabajadores estatales. Emerge entre otras la figura de SAUL UBALDINI como líder indiscutible del movimiento obrero de esa década.

 

En el año 1987 ATE reforma su estatuto con la idea de profundizar la unidad, la autonomía y la democracia interna. Se habilitó un centro recreativo de 11 hectáreas en la ciudad bonaerense de Burzaco, se puso en actividad el Hotel Centenario de Mar del Plata, y se compró un viejo hotel en el barrio porteño de San Telmo que, una vez refaccionado, fue bautizado con el nombre 27 de junio. También en ese año, como parte del proyecto de transformación edilicia del Consejo Directivo Nacional, se inauguró el anfiteatro Eva Perón, en la sede de Belgrano 2527. También se inauguró en el barrio de La Boca la escuela de capacitación sindical “Libertario Ferrari”. Su primer director, RAÚL SUFRITTI, recorrió el país formando delegados.

 

El 27 de agosto 1987, la Lista Verde ANUSATE volvió a ganar la conducción del sindicato luego de triunfar en 53 de las 55 seccionales. Junto a Víctor De Gennaro, asumió como adjunto otro de los fundadores de la agrupación: Osmar Zapata, que provenía de la fábrica militar de Villa María, Córdoba. En esos años apareció con fuerza la presencia de los trabajadores de los Estados provinciales. Se produjeron, entre otras, dos grandes incorporaciones: el gremio SUTEN, de Neuquén, y la Asociación de Empleados Públicos de Corrientes. ATE gana nuevos espacios.

 

Durante el primer intento de normalización de la CGT, Víctor De Gennaro, en representación de ATE, integró como vocal la conducción de la Central Obrera. Más tarde fue Secretario de Prensa en la ya dividida CGT de la sede Azopardo. A mediados del 89, Carlos Custer (quien años más tarde sería embajador argentino en el Vaticano) ingresó a la cámara de diputados. En diciembre de ese mismo año, el entonces Secretario General de la ATE porteña, Germán Abdala, fue elegido diputado nacional.

 

Durante los gobiernos de Carlos Menem comenzaron a aplicarse en la Argentina las recomendaciones emanadas del Fondo Monetario Internacional en materia económica y de reforma del Estado. Esto implicó un proceso de privatizaciones, de reducción de la estructura estatal y de limitación de la intervención del Estado en la economía. Como contrapartida de ese proceso se flexibilizaron las relaciones laborales, se promovieron retiros voluntarios y se produjeron despidos masivos. Como resultado de las políticas de ajuste se produjo un severo crecimiento de la tasa de desempleo y de la pobreza. En ese contexto ATE fue uno de los sindicatos más activos en la resistencia de las políticas neoliberales. Tanto los trabajadores del Estado nacional como los trabajadores de los estados provinciales resistieron decididamente las medidas de recorte y achique el Estado.

 

“LOS NOVENTA” nos encontraron con una baja en el nivel de agremiación al 60% (del 80% en los años 70) caída que se profundizó a los 4 años de la asunción de CARLOS MENEM al 38%, para caer en el 2000 hasta el 31% de los trabajadores activos. DATO MAS QUE SIGNIFICATIVO DE LO QUE PRODUJO LA OLA NEOLIBERAL EN LA ARGENTINA, QUE HOY SE PRETENDE RESTAURAR.

 

La creación de la CTA liderada por ATE Y CTERA fundamentalmente, se constituyó en uno de los hechos más trascendentes en los últimos años, erigiéndose en una herramienta fundamental junto con el MTA en el combate contra las políticas impuestas por el menemismo y después la alianza.

 

Vendrán en cadena sucesos como los de abril del 97 en CUTRAL CO y la muerte de TERESA RODRIGUEZ en la represión, los piquetes en TARTAGAL y GENERAL MOSCONI como así también en LA MATANZA.

 

Con la profundización de las políticas gubernamentales de ajuste, el desempleo, la exclusión y la pobreza alcanzaron niveles alarmantes en la República Argentina. Para esa época comenzaron a multiplicarse en todo el territorio nacional conflictos sindicales y protestas sociales de todo tipo. El 6 de julio de 1994 el descontento generalizado confluyó en una multitudinaria Marcha Federal. Miles de manifestantes organizados en torno a ATE y la CTA se trasladaron desde distintos puntos del país y colmaron la histórica Plaza de Mayo. La CARPA BLANCA DOCENTE, y la MARCHA FEDERAL dos faros esenciales en la lucha contra el liberalismo que tuvieron a ATE como protagonista central.

 

El gobierno de la alianza que genero ciertas expectativas en todo el arco de organizaciones sociales con su programa de centro izquierda, a poco de andar en el poder desnuda su intención de continuar con las políticas neoliberales que habían generado la crisis. En la primera semana de gobierno la represión de estatales correntinos con dos muertos, las medidas de ajuste constante, la situación del pueblo, van horadando la paz social hasta desencadenar al poco tiempo los sucesos de diciembre del 2001 que todos conocemos, y poco tiempo después bajo la administración DHUALDE, el asesinato de Maximiliano Kosteki y Dario Santillan, en una de las crisis más profundas del pasado reciente, provocaron el adelantamiento de las elecciones generales.

 

Lo demás es historia reciente, la irrupción de la figura de Néstor Kirchner y la continuidad de sus políticas públicas de la mano de su sucesora Cristina Fernández, volvieron a poner al Estado como eje de inclusión y usina de nuevos derechos para el pueblo, campo propicio en el que los trabajadores Estatales fueron parte activa, para instrumentar y desarrollar esas políticas, siendo el vínculo imprescindible entre el Estado y el Pueblo.

 

No obstante, la lucha no ha cesado en ningún momento, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, encabezado por Mauricio Macri, dio un golpe muy duro a la democracia cuando el 26 de abril de 2013 intentó destruir por la fuerza los talleres protegidos del Hospital Borda, para instalar allí el centro cívico incluso contra decisiones judiciales que impedían la continuidad de esa obra. Los trabajadores resistieron la medida y fueron duramente reprimidos por la Policía Metropolitana en una de las jornadas más bochornosas de los últimos años. ATE CAPITAL estuvo a la cabeza de esa resistencia que impidió la decisión autoritaria de terminar con los TALLERES PROTEGIDOS PARA LOS PACIENTES DEL BORDA que funcionan desde hace muchos años y prestan un servicio invalorable.

 

Tampoco ATE CAPITAL, abandonó en ningún momento los reclamos de REGULARIZACION DEL EMPLEO PUBLICO Y EQUIDAD SALARIAL.

 

En este contexto, una nueva generación nacida en la Resistencia al neoliberalismo de los 90, consustanciada con las mejores tradiciones que se han evocado aquí, encabezada por uno de sus más queridos dirigentes, Daniel "Tanito" Catalano, el 2 de setiembre de 2015, gana las elecciones de ATE Capital iniciando una nueva etapa en la mítica seccional que condujo GERMAN ABDALA.

 

La línea de Tiempo sigue su curso en este presente, por lo que la historia de ATE continua su marcha.