Campañas

Jorge Julio López ¡PRESENTE!

Twitter Facebook

Al cumplirse 10 años de la segunda desaparición del militante, trabajador y testigo Jorge Julio López, desde el Área de Derechos Humanos de ATE Capital junto con la Junta Interna del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, culminamos una serie de actividades de homenaje con la presentación del panel “10 años sin López. Perspectivas de los juicios por delitos de lesa humanidad” en el auditorio del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, en la ex ESMA, con la participación de más de 150 trabajadoras y trabajadoras.


El panel contó con la presencia del juez federal de La Plata Carlos Rozansky, la abogada de Julio López, Guadalupe Godoy, y Werner Pertot, autor de la investigación plasmada en el libro Los días sin López, quien describió las diferentes hipótesis, las omisiones y hasta las mentiras sobre la causa que se hicieron presentes en los principales medios de comunicación, lo que contribuyó, según el periodista, “a la desmovilización de la sociedad”. 


El juez Rozansky, por su parte, destacó que el desarrollo de los juicios “es un proceso irreversible, aunque todavía haya retrocesos por algunos sectores que se oponen”. El integrante del Tribunal Oral I de La Plata pidió que “desde todos los ámbitos tengan la responsabilidad de darse cuenta de que este tipo de procesos está por encima de cualquier problema partidario o circunstancial, porque es un problema de estado, una necesidad de millones de personas que necesitan y necesitamos conocer la verdad, hacer justicia y sobre todo cultivar la memoria".  En el mismo sentido se expresó Guadalupe Godoy, abogada de López, quien afirmó que “López fue la certeza de que se debía continuar con los juicios”, luego de la condena a cadena perpetua del genocida Etchecolatz.   


Al finalizar la mesa, el Secretario Gremial de la Junta de Justicia y DDHH, Leonardo Surraco, el responsable del Área de Derechos Humanos de ATE Capital, Ivan Wrobel, y la integrante de la agrupación H.I.J.O.S Capital, Marina Leyes, presentaron la Mesa de trabajo y articulación para el seguimiento de los juicios por delitos de lesa humanidad, un espacio nuevo que se propone sumar organizaciones sociales, gremiales, políticas y estudiantiles para problematizar sobre los efectos de la prisión domiciliaria a los genocidas y desarrollar estrategias de visibilización hacia el resto de la sociedad.




Los trabajadores y trabajadoras de ATE entendemos que el desafío de estos tiempos es conjugar una reflexión crítica, una mirada aguda y alerta sobre la coyuntura con una capacidad de acción directa, contundente, eficaz. Con el compromiso de poner el cuerpo por el otro, organizados para defender el trabajo de nuestros compañeros como piedra fundamental. Con ese espíritu organizamos este homenaje. 


Desde hace 10 años nos falta López, a todos. Su desaparición en pleno funcionamiento del estado de derecho es el indicio de cuánto falta avanzar en la purga de las fuerzas de seguridad, en su reconfiguración al servicio de las mayorías y no como un brazo que responde a las clases dominantes. Su desaparición también es nuestra lucha por una justicia que no esté al servicio de intereses oscuros. 

Entendemos que los trabajadores y trabajadoras del Estado somos parte de aquellos que  tienen el deber de garantizar la continuidad de las políticas de memoria, verdad y justicia en estos tiempos en los que todo se vuelve incierto y los avances en materia de justicia comienzan a desacelerarse. Es nuestro deber preguntarnos todos los días dónde está López. Nuestra lucha quedaría diluida y nuestros cuerpos inmóviles si le diéramos lugar a un nuevo ingreso del olvido, de la indiferencia, de la naturalización de la violencia.


JORGE JULIO LÓPEZ ¡PRESENTE! 



Ir al listado