Noticias

Cuatro reformas que, en realidad, son una sola

2017-11-24 Twitter Facebook

Luego del espaldarazo que, a su entender, significaron las elecciones, el Presidente Macri y la Alianza Cambiemos están decididos a ir por todo y profundizar su proyecto político económico. Para esto, han presentado públicamente cuatro proyectos de reforma: tributaria, fiscal, laboral y previsional. 


En realidad, lo de los cuatro proyectos es relativo, porque nadie vio los proyectos en concreto, sino borradores, discursos y anuncios en torno a ellos. Por otro lado, y aún más importante, la idea de cuatro reformas es relativa. Cuando uno aborda los cuatro borradores, encuentra que están todos interconectados entre sí y que son, en realidad, una gran reforma nacional centrada en tres puntos: reducción del déficit fiscal, achicamiento del estado y disminución de los “costos laborales”. Para esto, se apunta a una reducción de la participación del Estado en la economía.


Por esto, centralmente, es que como gremio nos oponemos a estas reformas. Porque con títulos rimbombantes como “modernización”, “productividad”, “eficiencia” o “competitividad” esconden lo que es, en el fondo, una brutal transferencia de recursos de los sectores más bajos a los más acomodados.


Pero vayamos por partes.



Reforma Laboral


La reforma laboral es feroz, se pasa de un esquema de defensa de los trabajadores a uno donde los empleadores corren con todas las ventajas. Cuatro puntos clave.


1. Flexibilización horaria: desaparecen las horas extra. Pretenden que la jornada laboral deje de estar establecida en 8 horas, y crear un banco de horas a futuro. De esta forma, el empleador puede exigir que se trabajen hasta 10 horas y no pagarlas como extras, sino “guardarlas a cuenta” para el futuro y que un día el trabajador las recupere trabajando menos horas. O sea, otorga al empleador la discrecionalidad en el manejo del tiempo del trabajador.

2. Se promueve la tercerización. Mediante la creación de nuevas figuras legales como el trabajador independiente o las pasantías, se permite contratar trabajadores por fuera de los CCT. Además, un trabajador puede hacer un acuerdo con el empleador, para renunciar a derechos que otorgue un CCT, acuerdo que el empleador podrá modificar unilateralmente.

3. Reducción de indemnizaciones. Ya no se tendrán en cuenta para el cálculo de las indemnizaciones las horas extras, compensaciones, gastos y aguinaldo. Además, se crea el “Fondo de Cese Laboral”, donde los trabajadores aportaran mes a mes para sus propias indemnizaciones. En resumen, al empleador echarte le va a salir gratis.

4. Limitación de concurrencia. Reducen el plazo para iniciar juicios laborales, se reduce en un 50%: de 2 a 1 año. Además, las empresas ya no serán responsables solidarias en las contrataciones tercerizadas. O sea, hay carta blanca para la evasión laboral sin consecuencias porque ya no vas a poder ir a juicio contra el empleador principal.



 

Reforma Previsional


Afecta a todo el sistema, los jubilados actuales y los trabajadores activos. Es una receta que el Fondo Monetario Internacional viene impulsando en diversos países. La idea es que los jubilados resignen algo de lo que ganan, para subvencionar que los patrones paguen menos impuestos.


1. Plantea el aumento de la edad jubilatoria, inicialmente en 5 años (de 65 a 70 años en varones y de 60 a 65 en mujeres). De esta forma, aumentan los años de aportes y se reducen fuertemente los egresos por nuevas jubilaciones. ¿Te lo decimos sin vueltas? Si te querés jubilar, vas a tener que trabajar más. Olvidate de disfrutar a los nietos.

2. Se plantea un nuevo cálculo (a la baja) para la movilidad de haberes, ligado a la inflación. Se estima que, con el nuevo cálculo, los jubilados recibirían aumentos entre 10 y 15 puntos porcentuales por debajo de lo que hubieran obtenido con el cálculo actual. O sea que, como el Gobierno dice que hay que poner el hombro, los jubilados no van a recibir el aumento que establece la ley.

3. Desfinanciamiento del ANSES mediante la reforma tributaria, la eliminación de los topes jubilatorios, la aplicación de un mínimo no imponible para aportes patronales de 12000 pesos y la venta de las acciones del Fondo de Sustentabilidad. Afectando el equilibrio del sistema. 

4. Vuelta a las AFJP: con semejante desequilibrio en el sistema –producido, además, por la misma reforma que impulsa el Gobierno-, se pretende recuperar el equilibrio mediante la modificación del cálculo de haberes, pasando del 65% actual al 45% del salario activo y completar la diferencia mediante la capitalización individual. 


En otras palabras, vas a trabajar más años, vas a hacer más aportes, vas a cobrar menos de jubilación y, si querés cobrar como ahora, pagá aparte la AFJP.



Reforma del Estado

Ellos le dicen “la madre de todas las batallas contra la burocracia” pero en realidad es la madre de todas las batallas contra el pueblo trabajador.


1. Despidos: Se plantea reducir aún más la planta de trabajadores, porque los concibe como un gasto. Menos trabajadores son menos derechos y menos derechos es menos democracia y menos inclusión.

2. Privatizaciones: pretenden privatizar toda empresa estatal que pueda resultar de interés privado. Vialidad es un ejemplo. Dioxitec, pretende ser privatizada no porque sea un gasto, sino porque es negocio: es el tercer productor mundial de fuentes selladas de Cobalto – 60 y el primero en Latinoamérica.

3. Eficiencia: pretenden aplicar al Estado las lógicas empresarias. Hablan de criterios de eficiencia para establecer los salarios de los trabajadores. Nunca explican qué es eficiencia para ellos ¿Cómo miden la eficiencia de un Trabajador Social? ¿Y de un capacitador en Educación Sexual?

4. Meritocracia: pretenden instalar esta idea, hablan de que el salario de los estatales aumente, no por paritaria, sino por productividad y el cumplimiento de objetivos, olvidando que el objetivo del Estado es ser garante de derechos, no producir ganancias. 



Reforma tributaria

Es la más técnica de todas. Pero una cosa es bien clara: vos vas a  pagar lo mismo o más de impuestos, y los grandes empresarios van a pagar cada vez menos. 


1. Más impuestos para los de abajo, menos para los de arriba. La reforma implica, en términos generales, menos impuestos para los que más ganan y más impuestos para los sectores medios y bajos. Ejemplo: se reducen impuestos en bienes como autos, tecnología, etc. por considerarlos regresivos, pero no se altera el IVA en alimentos ni medicamentos.

2. Reducen los aportes patronales, y el impuesto a las ganancias empresarias, disminuyendo de forma considerable los ingresos del ANSES y del sistema jubilatorio, afectando seriamente el modelo previsional.

3. Atentan contra la industria: con la excusa de bajar impuestos, dejan de gravar productos importados (autos, celulares, tablets, etc.) dejando desprotegida la industria nacional. Al mismo tiempo, gravan productos hechos en nuestro país, encareciendo su precio y volviéndolos poco competitivos. Dicho de otro modo: te dicen que bajan los impuestos para que te compres el celular más barato, pero te dejan sin laburo para que no puedas pagarlo.

4. Te dicen que el Estado no tiene plata mientras proponen una reforma tributaria que le baja los impuestos sólo a los sectores más ricos y eliminan políticas públicas destinadas a los sectores más pobres. 


Como se puede ver, estos supuestos 4 proyectos de reforma están atados entre sí, y son un solo gran proyecto con el objetivo de pedirle a los trabajadores y al pueblo que lleven en sus espaldas la carga de la enorme transferencia de recursos que el gobierno pretende realizar a manos los grandes grupos económicos y financieros.




Ir al listado